Odio el análisis FODA. No importa si es en una conferencia, en una sesión de trabajo o en la sustentación de alguna tesis: apesta. Siempre. Permítanme explicarles por qué…

En este post hablaremos de los siguientes puntos:

Uno de los grandes problemas del análisis FODA es que lo realizamos de forma incompleta, superficial, con poca diversidad de puntos de vista y con poca información o conocimiento nuevo para la elaboración de nuevas estrategias.

Su popularidad se basa en que nos brinda la oportunidad de sentir que estamos aplicando cierto grado de «pensamiento estratégico» y «trabajo en equipo».

En realidad, muchas veces estamos tratando de confirmar lo que creemos que es verdad.

Nos basamos en preconceptos y opiniones para completar la matriz sin considerar la data que debería sustentarla ya que necesitamos reducir la ansiedad que acompaña nuestras decisiones.

Nada de esto hace que la metodología, y más aún, las estrategias que elaboremos sobre la base de un análisis FODA sean aplicables, acertadas o efectivas.

Un análisis incompleto: FODA sin AODF

¿AODF? Sí, AODF. Resulta que la mayoría de ejecutivos, estudiantes y graduados que utilizan el análisis FODA sólo emplean la matriz inicial, que este video de Investopedia resumen bastante bien:

Sin embargo, esta parte del proceso es solo el inicio del análisis.

El paso siguiente es analizar cómo se relacionan los cuatro ámbitos evaluados:

Fortalezas – Oportunidades

Fortalezas – Amenazas

Debilidades – Oportunidades

Debilidades – Amenazas

Este gráfico de Bplans ilustra adecuadamente esta fase:

tows_small
Exploramos la relación entre las Fortalezas-Oportunidades, Fortalezas-Amenazas, Debilidades-Oportunidades y Debilidades-Amenazas (Imagen: Bplans)

Sin esta segunda parte el análisis resulta difícil poder trazar rutas claras de acción o tomar decisiones específicas respecto a la estrategia con lo que el ejercicio del FODA termina siendo una narración descriptiva de data conocida que no aporta nada nuevo al negocio.

Entonces, ¿si se utilizan las dos matrices el análisis FODA sí vale la pena?

Sigo pensando que no. Y estas son las razones:

La matriz FODA solo funciona con data objetiva y verificable y muchas veces, quienes trabajan con ella utilizan juicios de valor, opiniones, impresiones y razonamientos subjetivos.

Sin distinguir datos y opiniones no tenemos manera de evitar que nuestros prejuicios y otros errores cognitivos contaminen nuestro análisis. Un ejemplo de esto podría ser que consideremos como datos proposiciones como «los empleados están desmotivados», «los jefes y supervisores pelean entre sí» o «a todo el mundo le gusta nuestro producto», sin data verificable que respalde estas afirmaciones.

De hecho, muchas veces el análisis FODA se realiza internamente y, en el ámbito académico, usualmente de forma individual, lo que impide tener acceso a puntos de vista ajenos a la situación que puedan aportar o cuestionar nuestras creencias o nuestro proceso de razonamiento.

El resultado es que el análisis FODA termina siendo una herramienta de propaganda interna que generaliza una serie de opiniones que responden más a una ideología o narrativa de la realidad a la que se aferran los ejecutivos de la empresa que a hechos reales concretos y verificables.

La matriz FODA se aplica sobre un solo sujeto o tema y eso conlleva a que la data que se ingresa en ella sea muchas veces superflua.

La razón es que quienes realizan un análisis FODA no suelen hacerlo en múltiples niveles o para múltiples productos sino para una situación general o para una compañía completa.

Este enfoque termina descartando situaciones específicas de ciertas áreas que no aplican en otras.

Por ejemplo, la caída de ventas de un producto no necesariamente significa una pérdida de rentabilidad para la empresa; y si empezamos a incluir datos de cada área, la matriz se desborda de información.

El proceso adecuado sería el de realizar una serie de análisis FODA y AODF para cada área del negocio y luego tratar de integrar la información, lo que para efectos prácticos puede resultar demasiado engorroso.

De igual forma, así como existen situaciones que aplican sólo a algunas áreas, existen otras que son generalizadas por lo que, al realizar múltiples FODAs también encontraremos un alto grado de redundancia.

Todo esto hace que el análisis FODA sea tedioso de ejecutar y la data difícil de procesar adecuadamente, cuando existen otras metodologías y herramientas que podríamos utilizar en su lugar.

La matriz FODA es una tabla y como tal, nos sentimos obligados a llenar cada celda tengamos o no la información necesaria para hacerlo bien.

Al mismo tiempo, la escasez de espacio nos obliga a colocar información concisa, lo que contribuye a la superficialidad de las ideas que mencioné en el punto anterior.

Además, la tabla pretende relacionar factores internos y externos como si fueran equivalentes o correspondientes cuando, por el grado de síntesis, no siempre es posible establecer esas relaciones.

En efecto, se trata de una matriz descriptiva que nos debería permitir visualizar un resumen ejecutivo del análisis de una situación para rápidamente entender qué está pasando.

Pero si la información es superficial, las celdas no guardan relación entre sí o si la tabla está desbordándose de información, ninguno de los objetivos del análisis FODA se cumple.

Por otro lado, la matriz FODA es redundante.

Como ya hemos mencionado, al requerir data verificable, necesitamos aplicar correctamente metodologías de investigación que nos permitan obtenerla.

Condicionar esa investigación a los cuatro aspectos del FODA no necesariamente va a sacar provecho de lo que esas metodologías pueden ofrecer y, al terminar la investigación, el proceso de discusión y análisis con el fin de llenar la matriz FODA no es diferente al procesamiento de data que forma parte de dichas metodologías de investigación en su fase de elaboración de conclusiones y recomendaciones.

En otras palabras, el FODA se convierte en la síntesis de otros estudios en lugar de una herramienta de descubrimiento y desarrollo de estrategias.

En resumen…

El análisis FODA suele realizarse de forma incompleta, superficial, con poca diversidad de puntos de vista y con poca información o conocimiento nuevo para la elaboración de nuevas estrategias.

Su popularidad se basa en que nos hace pensar que estamos siendo estratégicos cuando la realidad dista mucho de eso.

La calidad de la síntesis que pueda tener nuestro FODA depende de la calidad de la información a la que tenemos acceso.

No siempre esta es homogénea y cuando hay vacíos optamos por añadir nuestros supuestos.

En el mejor de los casos, resulta redundante si para obtener información fidedigna empleamos otros métodos de investigación y análisis.

Nada de esto hace que la metodología, y más aún, las estrategias que elaboremos sobre la base de un análisis FODA sean aplicables, acertadas o efectivas.

Si aún no te convencí, haz la prueba:

¿Cuándo fue la última vez que utilizaste una análisis FODA?

¿Cuál fue el resultado del proceso?

¿Sigues utilizando el análisis en tu estrategia?

One thought on “ ¿Por qué odio el análisis FODA? ”

  1. Me llamó mucho tu análisis de este esquema, aunque no estoy del todo de acuerdo con que no sirva. Muchas gracias por escribir, me dio qué pensar sobre esta y otras «rigideces»

    Saludos.

Deja un comentario